Miércoles 12 de Diciembre de 2018 >MISVI   >Principal   >Mapa del Sitio   


CONSEJO ESTATAL PARA LA PREVENCIÓN Y ATENCIÓN DE LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR
06 de mayo de 2010

“ Los hombres tienen que estar reforzándose que son hombres todos los días...”

Médico de profesión, Investigadora de tiempo completo por la Universidad de Guadalajara, y maestra titular de la materia de Estudios de Género para la licenciatura de Economía en la misma universidad; Griselda Uribe Vázquez asegura que los sistemas patriarcal y capitalista que rigen actualmente a mujeres y hombres, lleva a estos últimos a deshumanizarse hacia con ellos mismos.

“Los hombres tienen que estar reforzándose que son hombres todos los días. Hay un dicho: las mujeres nacen, los hombres se hacen. El nacer hombre te obliga a estarlo demostrando de manera cotidiana. Por lo tanto, el simple hecho de estar diciendo que todos los días soy, te deja de lado para poder decir: - yo también siento, yo también amo, yo también quiero ser tierno – “, explicó.

La maestra, quien actualmente coordina el Programa Interdisciplinario de Estudios de Género para la UdG., afirma que, tanto hombres como mujeres son parte de una construcción social que se genera a partir de un contexto familiar de origen.

“Por ejemplo, qué significa para un niño nacer en una familia que espera un varón: cuetes y luces y la gran fiesta porque nació barón. Eso ya establece una determinada relación entre ese grupo familiar de origen y la persona que nace. Desde decirle: - tú vas a ser bien fregón, porque vas a heredar, porque tienes las manos grandes de tu abuelo -. ¿Y qué tal si es homosexual?.

“La expectativa del grupo familiar genera que logres construir una identidad que te permita pasar de ese grupo familiar, al grupo de socialización, de una manera armónica o no. Que te permita entenderte como un hombre aceptado o una mujer aceptada”, manifestó.

La especialista insistió que si bien los hombres poseen privilegios frente a las mujeres, son ellas quienes tienen acceso a decidir si se dedican al espacio doméstico o al espacio laboral, mientras que ellos tienen que quedarse por decreto en el plano de lo laboral.

“El sistema capitalista lo que le dice al hombre es -tú hombre eres productivo, si no eres productivo se pone en duda tu hombría-. Pero actualmente las mujeres hemos abiertos espacios que tradicionalmente eran exclusivos de los hombres, como lo es el trabajo asalariado, que te permite el empoderamiento a través de decidir qué comprar y qué no. En ese terreno entra el hombre en cierta inestabilidad”, subrayó.

Ante la frustración y el desgaste por no alcanzar las expectativas que el sistema exige, el varón opta por ejercer las acciones de resistencia que tiene a la mano: agresiones y actitudes de violencia.

“ Tú estás enojado por algo o con alguien no porque esa persona te lo genera, sino porque hay algo en ti que está detonando una situación de esta naturaleza. Como persona debes de saber canalizar tus frustraciones y elementos negativos que te da este sistema en el cual vivimos, que es sumamente demandante y rígido”, sentenció.

Griselda ha participado en diferentes investigaciones sobre Género y Violencia. Sin duda, la más importante fue la que derivó en la movilización de finales de los noventa, cuando surge en el colectivo Voces Unidas, integrado por 14 instituciones académicas y no gubernamentales, mismo que a la postre, daría vida al Consejo Estatal para la Prevención y Atención a la Violencia Intrafamiliar (CEPAVI), del que Griselda es actualmente consejera.

“El sistema es punitivo: o estás a mi favor o estás en mi contra. Una madre que no cuida a sus hijos es mala madre, si un padre no es proveedor entonces qué es?. No hay puntos medios que te permitan entender y equilibrar que los seres humanos podemos tener una serie de matices que nos hacen interactuar de varias maneras y no necesariamente bajo estas dos premisas.

“Cómo poder decirle al sistema -nosotros nos vamos a construir así pero a ti te vamos a dar hasta aquí-. Esto es, las mujeres vamos a ser productivas pero no le digas mandilón al hombre si yo lo voy a mantener; ni que socialmente sea mal visto que vaya él por los niños a la escuela, o se ponga a hacer la tarea.”, advirtió.

Uribe Vázquez sostiene que si como sociedad, el sistema nos permite entendernos de esta manera, es viable que encontremos maneras más benignas de entendernos, que no nos afecten de forma tan severa.

“Porque finalmente somos seres humanos que tenemos necesidades de afecto, de relación, de armonía. Tenemos ese común denominador”, concluyó.

 
 



Av. Américas # 599, Torre Cuauhtémoc, Col. Ladrón de Guevara, C.P. 44600
Teléfonos (0133) 30 30 82 00 ext. 48558, 48560 y 48240
Guadalajara, Jalisco

Fecha de actualización: 24 de julio del 2018
No. de visitas: 279,234

Desarrollado por: Dirección de Tecnologías y Sistemas de Información