Viernes 15 de Diciembre de 2017 >MISVI   >Principal   >Mapa del Sitio   
Punto de partida
Conocemos la calidad de multifactorial que caracteriza a la violencia intrafamiliar, y cómo cada uno de nosotros somos parte de un sistema que permite, promueve y naturaliza las conductas violentas.
En los últimos años, la nota roja en los diarios de circulación local que nos produjo la mayor consternación, no fueron las muertes por accidentes de auto o las balaceras de los narcotraficantes. Los titulares han sido con mucha frecuencia, ocupados por casos de feminicidios a cargo de sus parejas, y de niños y niñas asesinadas por sus propios padres, madres, madrastras, padrastros, tíos, etc.

Ante la inmediata pregunta de ¿por qué?, las respuestas, según los propios acusados, están relacionadas al castigo intencionado contra la desobediencia, o al impulso salvaje de personas que cegadas por la ira perdieron el control.

Las causas que llevan a estas personas a cometer este daño sistemático a un hijo o hija, a un adulto mayor o a una pareja, son diversas. Sin embargo, la mayoría de las veces están relacionadas directamente a las secuelas de la violencia que han sufrido los propios agresores: baja autoestima, propensión a conductas adictivas y delictivas, la falta de amor; no a un deseo deliberado de asesinar.

De ahí la importancia de revertir este mal, no con penas más severas o con albergues abarrotados de niños y mujeres violentadas, sino desde un nuevo aprendizaje. Una atención multidisciplinaria que ofrezca soluciones integrales y brinde protección a la familia.




Av. Américas # 599, Torre Cuauhtémoc, Col. Ladrón de Guevara, C.P. 44600
Teléfonos (0133) 30 30 82 00 ext. 48558, 48560 y 48240
Guadalajara, Jalisco

Fecha de actualización: 26 de septiembre del 2017
No. de visitas: 259,479

Desarrollado por: Dirección de Tecnologías y Sistemas de Información